viernes, 19 de enero de 2018

PERSPECTIVA. ARTÍCULO EN EL POLLO URBANO 178

Director: Dionisio Sánchez Rodríguez. El Pollo Urbano. Desde 1977 la primera revista de sátira política, información, ocio y cultura . Zaragoza. España. Nº 176. Diciembre-Enero  2018.


Perspectiva / Eugenio Mateo

PMateoEugenio1


Se dice que para entender la Historia hay que tener perspectiva. El axioma no parece serlo tanto a la vista de la contumacia con que tantos se empeñan en desmontar aquel edificio que nos ha ido dando cobijo, mal que bien, desde el otorgamiento de la Constitución. Un periodo que nos dotó de contradicciones tales como derechos a la vez que desigualdad; de progreso y de paso, precariedad laboral; de desarrollo tecnológico con la paradoja del escaso interés por la lectura. Hemos devenido en una sociedad adulta, mestiza, moderna y a la vez esclava de los nuevos hábitos de vida, seguidista, incluso conformista, que comete el estúpido error de olvidar, o siquiera, de no saber cómo diablos hemos llegado hasta aquí.

Cuando se tilda de vieja a la Carta Magna quizá se quiere decir que necesita una eutanasia. Drástica solución, pero entre los que la exigen nadie apuesta a decir qué habrá que hacer después. Por utilizar un eufemismo, lo que le pasa a la Pepa de ahora es que está un poco demodé. No siendo éste un problema difícil, existen cirujanos plásticos que son capaces de maravillas (aunque también de bodrios gloriosos) y los retoques convenientes, con bisturí o con botox, pueden subsanar un clamor de una parte de la barrera sin liarse a pañoletazos con los de otros tendidos. Por no perder perspectiva, en países más poderosos que nosotros, sus constituciones son realmente viejas y ahí las tienen, aguantando el tipo e incluso haciéndonos marcar el paso a los demás.

Hasta para los mínimos estudiosos de la Historia, España ha sido un país en guerra en demasiadas ocasiones. Contra propios y extraños, aunque en las domésticas es donde hemos rayado en la excelencia. La paz había llegado a aceptarse como un periodo entre guerras, ¬como para ir haciendo planes, sí¬. Ahora, incluso hacemos planes de pensiones y programamos vacaciones al tercer mundo. Considerando que tener el periodo de paz más largo de nuestra historia moderna, salvando cuestiones personales, no es poco, sobre todo viendo cómo se las gastan por otras tierras, pareciera que la estabilidad de la que disponemos fuera como un fenómeno meteorológico, de esos a los que estamos acostumbrados por herencia, y se tomara como algo inmutable. El hecho de gastarnos lo que no tenemos, engrosando así la deuda per cápita, quedar a tomar una cerveza sin temor al racionamiento, poder aprender que Internet no es infalible, o discrepar del casero, son cosas que se deben mirar con perspectiva. Sería dogmático afirmar que todo va bien. Subordinarse a un sistema que retorna al socaire de que unos pocos tengan casi todo, no puede ser justo, y no lo es. Demasiados ciudadanos carentes de casi todo, hasta de planes, salvo los de la propia supervivencia, no habla bien precisamente de este modelo de sociedad que evoca a una concepción de la vida que creíamos superada. La justicia social es la asignatura pendiente para que la paz merezca la pena para todos.

También Europa goza del mayor periodo de paz de su historia y de su máximo desarrollo económico, como nosotros. De nuestra unión llegaron los millones para cambiar un país. La perspectiva recuerda lo que costaba llegar en tren, y muchas cosas más. Se podrá criticar muchas cosas de la U.E., con rabia incluso, pero yendo al centro de la cuestión, sería bueno preguntarse qué habría sido de nosotros sin esa unión. Dentro de Europa alcanzamos nuestro desarrollo actual. La crisis que ha generado las diferencias trae nuevas crisis de identidad, mientras otros se frotan las manos e incluso resucitan viejas insignias. Europa muestra achaques practicando la dichosa desigualdad, y la cura se discute en los foros de la macro economía global.

 La suerte está echada. Las cuestiones que afectan el común desenvolvimiento ya no se deciden de puertas adentro. A pesar de eso, la política doméstica se desangra en las taifas, como le pasó a nuestro Islam de siete siglos, y perdemos constantemente la perspectiva de la Historia. Tampoco la empleamos para saber de dónde venimos, ni cuánto nos costó llegar hasta aquí. Y ya que hablamos de perspectiva, el recuerdo de camaradas como Rafa Esteban o Iñaki Fuentes nos hace constatar que no somos nada. Se fueron con la dignidad de los libres y sin ellos, somos un poco menos todavía. Perra vida.


http://www.elpollourbano.es/opinion/2017/12/perspectiva-eugenio-mateo/

jueves, 18 de enero de 2018

JOSÉ VERÓN GORMAZ PRESENTÓ SU NUEVO LIBRO EN AMIGOS DEL LIBRO






Organizada por Amigos del Libro, tuvo lugar en la tarde del 17 de enero 2018 en la Biblioteca de Aragón, la presentación del libro de relatos EL ESPÍRITU DEL FRÍO del escritor bilbilitano JOSÉ VERÓN GORMAZ, que venía acompañado del editor, Joaquín Casanova, de MIRA EDITORES.
El libro, prologado por Juan Bolea, es una muestra de como el autor, uno de los más laureados del panorama literario aragonés y nacional, es capaz de superar su obra anterior, como el mago que guarda todavía su mejor truco, llevándonos por un mundo de palabras que contienen universos de significados. Poeta, escritor y fotógrafo, Premio Nacional de Fotografía, Verón trae a la portada una de sus fotografías, sutil alegoría del título del libro, como antesala a una lectura sugerente y entretenida que a veces nos desliza hacia la reflexión, y que nos hace desear que las palabras sigan brotando, como si se tratara de un texto sin final aparente.

Confieso mi admiración, respeto y afecto hacia José Verón. Es difícil no sentirlos cuando se le conoce en el cuerpo a cuerpo porque es un hombre bueno, sin más adjetivaciones. Estamos seguros de que su próxima obra será una nueva sorpresa para los lectores de buena literatura.
.



Joaquín Casanova, José Verón y Eugenio Mateo





Emilio Casanova, de Mira Editores









Un futuro escritor: el nieto de Pape Verón

lectura de relatos del libro




                                                                                            


Fotos: Julio Marín y Miguelón Sanz

domingo, 14 de enero de 2018

TORMENTA DE PAPEL. EXPOSICIÓN DE MARIELA GARCIA VIVES





Conozco a Mariela desde hace mucho tiempo. Desde entonces siento por ella un enorme afecto, que sé que es correspondido, pero al efecto del afecto yo añado admiración. Admiración por su trabajo, artístico y social. Puedo decir que conozco su pintura, sus trabajos al fuego y esculturas, también sus instalaciones. No es ésta la primera vez que compartimos inauguración. Recuerdo que mi primera organización de una exposición fue contigo, en el Espacio Cultural Adolfo Dominguez, y con gran éxito mediático, tele incluida. Ha llovido mucho desde entonces, pero en cualquier proyecto que he gestionado, siempre ha estado presente la frescura creativa de Mariela.

Como artista plástica, ha sabido aplicar a su evolución la búsqueda de nuevas expresiones. Para los que no la conocían, diré que tiene una sólida formación academica y que ha participado en infinidad de exposiciones individuales y colectivas, dentro y fuera del país.

 Hemos compartido labor en la AAPGA y he podido ver la pasión que aplica para con la asociación. Gracias a su tesón y entrega, ARTISTAS PLASTICOS GOYA ARAGÓN mantiene una gran actividad en apoyo a los artistas aragoneses. Es una auténtica presidenta ejecutiva a la que todos respetamos.

Merced al acuerdo llegado con la Biblioteca para que Amigos de Libro pueda colaborar en su programación expositiva, en esta cuarta inauguración, y aclaro que la prevista con Mariela en mayo hubimos de moverla a esta fecha por razones técnicas, me es posible rendirle un nuevo homenaje poniendo a su disposición 
 las paredes de la Sala de exposiciones de la Biblioteca. 
Es una colección creada  ex profeso para esta ocasión. Vinculando arte y literatura desde la reflexión gestual de su pintura. Por ello, quiero agradecer a Mariela el esfuerzo que ha supuesto para ella el desarrollo de la exposición.

También, quiero reiterar mi agradecimiento al director gerente de la Biblioteca, Alberto Lafarga, por la confianza que depara a la Asociación Aragonesa de Amigos del Libro al apoyar nuestra humilde labor de contribución a las artes y letras aragonesas.

(Palabras de presentación de la exposición)








Arrudi y sus chicas

Presentación de Eugenio Mateo


Intervención de Mariela

Alberto Lafarga
                                                                                       







Fotos: Arrudi

sábado, 2 de diciembre de 2017

IX GRAN GALA DE LAS LETRAS ARAGONESAS




Con gran brillantez se celebró la IX Gran Gala de las Letras Aragonesas, organizada por La Asociación de Escritores y Bantierra. El marco de la Sala de las Columnas del Edificio Bantierra facilita con su decoración un desarrollo solemne acorde con la importancia que tiene el Premio Imán, que concede la AAE. Participaron, Fran Picón, que abrió el acto; Javier Fernández, Presidente, que reivindicó la profesión de escritor; Ricardo Diez Pellejero, nuevo director de la revista Iman; Pilar Aguarón, Secretaria Gral. Leída el acta del jurado, se otorgó el Premio Imán al escritor y musicólogo, Javier Barreiro, quien en su discurso evocó sus primeros pasos en la literatura y clamó contra el cainismo que abunda en la profesión. Para finalizar, el Director Gral. de Cultura, Nacho Escuín, dió la enhorabuena a la Asociación y repasó la política de su departamento para colaborar con el colectivo de escritores aragoneses.

Al término del acto protocolario se sirvió un vino español en el que se pudo saludar y hablar de proyectos. Un rato más tarde, en el Restaurante La Lobera, tuvo lugar una cena de hermandad.



                                                                         




Pilar Aguarón
Fran Picón

Directivo de Bantierra

Javier Fernandez, Presidente de la AAE




Mateo, Prades, Brotons, Sarría, Conde, Burbano con compañeras escritoras

Javier Barreiro



Barreiro y Fernández

Fernando Ainsa, Fernández y el director de Imán, Diez Pellejero



Discurso de aceptación de Javier Barreiro

Nacho Escuín, Director Gral de Cultura Gobierno Aragón