sábado, 30 de junio de 2018

PRESENTACIÓN DE CRISIS #13 "NUESTRA SEGUNDA AVENTURA NORDICA"






En el Museo de Zaragoza se presentó el pasado jueves 28 de junio la edición nº 21 de CRISIS, revista de crítica cultural. Gracias a la iniciativa de nuestro amigo Francisco J. Uriz, es la segunda vez que contamos con el patrocinio de la Academia Sueca y la revista ofrece un meticuloso detalle de las circunstancias y normas que rigen la actividad de la academia y el desarrollo de los Premios Nobel.
Participaron Maricarmen Gascón, doctora en Filosofia y Ciencias de la Información, profesora y poeta. Francisco J. Serón, catedrático de la Unizar, Fernando Morlanes, director de Crisis y Eugenio Mateo, subdirector. Leyeron poemas de académicos que son publicados en la revista, la actriz Maria José Moreno, Teresa Abril, Tomás Martin y Victor Herraiz.
Al finalizar el acto tuvo lugar una cena de hermandad en un conocido restaurante de la ciudad.





















viernes, 29 de junio de 2018

EL CLIK 21






https://l.facebook.com/l.php?u=https%3A%2F%2Fissuu.com%2Fmiguelonsanzlazaro%2Fdocs%2Fel_clik_21_para_issuu_normal&h=AT2J7O6jWIlyJVPt7lNyiBTe3KJeqW9_mECeqoNFj8xA-pPkVtefCBn-TcSZuBBNMCE1nW3tujYW04f1cb6Sf9kvB1BRSsNNvM_nSTVOSb8pRTrn1e93k64O_yW8o_-AWXyR&s=1


En días pasados ha salido la edición 21 de la Revista El Clik!, una aventura fotográfica desde la ilusión, que lleva camino de convertirse en un referente en el mundo de las publicaciones digitales de fotografía de nuestra región. En esta entrega el artista invitado es Paco Simón. El maestro invitado es José Juan Verón. Les acompañan con sus reportajes doce fotógrafos que sorprenden por su manera de entender la fotografía.

Si el verano te trae tiempo, déjate llevar por las páginas virtuales de El Clik!. Se puede viajar sin moverse de la silla



Texto de mi reportaje sobre Tamara de Lempicka

El Art decó y su musa

Como leal aficionado al Arte, obtener imágenes con mi cámara de las propias que vienen contenidas en una obra plástica me aporta acercarme al impulso que guio la mano del artista, descubrir su desconcierto cuando un color se le descubrió como nuevo. He tenido la posibilidad de fotografiar muchas obras de arte y la suerte de encontrar esos detalles que hacen grande o pequeño a un artista. Confieso decepciones y entusiasmos, pero también un placer desconocido vedado a una simple observación. No obtengo una copia, es algo más, mucho más, es encontrar la veladura, el movimiento, el espíritu que resume la pintura.


Al Art decó se le exiló del arte moderno para referirlo en las artes decorativas y aplicadas. Cuestión de ideologías. Como movimiento de entre guerras (1915-1935) representa la sofisticación y el glamour, la belleza y el lujo. Y hablando de belleza, una mujer polaca de nombre Tamara de Lempicka, representa el ideal de ese movimiento artístico. Su pintura es un fiel reflejo de su personalidad y de su modo de vida privilegiado. Fue ambigua, libre y un mito.


En la secuencia de imágenes de este reportaje se debe destacar: “Autorretrato (Tamara en Bugatti verde”). 1925. En este óleo, la artista formula: “yo estaba vestida como el coche, y el coche como yo”. Simbolismo en la emancipación de la mujer, y a la vez la mujer convertida en objeto, y el automóvil en proyección viril.


Su condición bisexual le hace pintar a las mujeres con un rotundo erotismo cargado de sensibilidad. Su técnica hace hablar a las miradas, cuenta de historias de amores en peligro, se recrea en sus contornos voluptuosos y las hace imposibles para el común mortal. Mi obra favorita es el retrato de su hija: “Kizette en el balcón”, de 1927; en ella, con el fondo de un paisaje urbano cubista, la niña se asoma a ese exterior y subyacen varias impresiones, la carnal y en cierto modo perversa, la tierna serenidad en su expresión y la armoniosa captura del instante. Otro retrato de Kizette es: “Durmiente” de 1935. En mi opinión, esta madona esplendorosa aún en el reposo del sueño podría haber sido pintada por alguno de los grandes del Renacimiento. En el espectacular “Retrato de la duquesa de La Salle”. 1925, Lempicka acomete la imagen de la aristócrata con un modelo claramente masculino y rompedor, en un alarde de definición de su tendencia sexual[


En definitiva, el contenido de El Clik! permite viajar sin movernos de la silla. Podemos volver a una época a la que se llamó decadente, y que para aquellos que pudieron hacerlo, significó escapar de la angustia de las carencias, y se lanzaron a vivir con desmesura sin importar las consecuencias. Tamara de Lempicka hizo que sus retratos pudieran ser vistos de otra forma, porque los dotó de una elegancia que sabía cruzar los límites de la piel y de lo etéreo.


UNA QUEIMADA EN VILLALANGUA


Allí había hasta suecos, pero todos pendientes del solsticio, aunque, para ser precisos, los adoradores de San Juan lo eran más de la llama que se despierta azul y crece al paroxismo del fuego. No la de la hoguera en torno a la que se baila en esa noche, no, más bien de la que quema los malos espíritus del orujo gallego (si es que los tiene, que lo dudo). Los allí convocados esperábamos a que Isidoro, el propietario, junto con Pilar, de La Posada de Villalangua, comenzara su rito anual de invitar a una queimada. Era un rito porque hubo conxuro, una llamada a brujas o meigas. Todo lo necesario para abrir la puerta de la noche a todo aquello desconocido. 
Calculo en diez litros lo que en el terrizo ardía, y ardía más cuando Isidoro encabritaba al alcohol con su cazo. En fin, lo que es el protocolo de la queimada, ya saben. Junto a clientes, que eran en mayoría amigos de la casa, habitantes de ese singular rincón al pie de la Osqueta de Santo Domingo, y unos cuántos amigos, esperamos impacientes que el brebaje extinguiera su fiereza armados de la consiguiente taza. Se nota que Isidoro se entiende bien con los espíritus espirituosos.
La luna sufría el acoso de Venus. La noche se recortaba en las farolas y el Asabón, debajo de nosotros no sé si cantaba o discurría; el efecto era el mismo.
El efecto de la queimada después de tres cacillos es que sabe a poco, que no importa cual sería el limite ya puestos. Como es natural, y siendo cerca de una treintena de pacíficos trasgresores, del bebedizo no quedó más que el limón, lo que no fue obstáculo para que alguien propusiera sanjuanarse, esto es, bajar al río Asabón y mojarse en sus aguas. Aún tuvo aceptación la sugerencia y allí fueron, cuesta abajo, iluminados por Isidoro con una interna que parecía un cañón galáctico para descubrir lo buena que debía estar el agua a esas horas en las que la cuenta atrás del día ha comenzado.  Otro alguien demostró gran sentido común y trajo un pozal lleno para aquellos descreídos que preferíamos hablar de setas con el experto local.
Nos han emplazado para el año que viene. Aunque nos hayamos vuelto abstemios, volveremos. Volveremos antes para ver de nuevo a Isidoro y Pilar en los fogones, donde siempre hay magia.















Fotos: Eugenio Mateo

viernes, 8 de junio de 2018

TAMARA DE LEMPICKA


El Art decó y su musa

Como leal aficionado al Arte, obtener imágenes con mi cámara de las propias que vienen contenidas en una obra plástica me aporta acercarme al impulso que guio la mano del artista, descubrir su desconcierto cuando un color se le descubrió como nuevo. He tenido la posibilidad de fotografiar muchas obras de arte y la suerte de encontrar esos detalles que hacen grande o pequeño a un artista. Confieso decepciones y entusiasmos, pero también un placer desconocido vedado a una simple observación. No obtengo una copia, es algo más, mucho más, es encontrar la veladura, el movimiento, el espíritu que resume la pintura.
Al Art decó se le exiló del arte moderno para referirlo en las artes decorativas y aplicadas. Cuestión de ideologías. Como movimiento de entre guerras (1915-1935) representa la sofisticación y el glamour, la belleza y el lujo. Y hablando de belleza, una mujer polaca de nombre Tamara de Lempicka, representa el ideal de ese movimiento artístico. Su pintura es un fiel reflejo de su personalidad y de su modo de vida privilegiado. Fue ambigua, libre y un mito.
En la secuencia de imágenes de este reportaje se debe destacar: “Autorretrato (Tamara en Bugatti verde”). 1925. En este óleo, la artista formula: “yo estaba vestida como el coche, y el coche como yo”. Simbolismo en la emancipación de la mujer, y a la vez la mujer convertida en objeto, y el automóvil en proyección viril.
Su condición bisexual le hace pintar a las mujeres con un rotundo erotismo cargado de sensibilidad. Su técnica hace hablar a las miradas, cuenta de historias de amores en peligro, se recrea en sus contornos voluptuosos y las hace imposibles para el común mortal. Mi obra favorita es el retrato de su hija: “Kizette en el balcón”, de 1927; en ella, con el fondo de un paisaje urbano cubista, la niña se asoma a ese exterior y subyacen varias impresiones, la carnal y en cierto modo perversa, la tierna serenidad en su expresión y la armoniosa captura del instante. Otro retrato de Kizette es: “Durmiente” de 1935. En mi opinión, esta madona esplendorosa aún en el reposo del sueño podría haber sido pintada por alguno de los grandes del Renacimiento. En el espectacular “Retrato de la duquesa de La Salle”. 1925, Lempicka acomete la imagen de la aristócrata con un modelo claramente masculino y rompedor, en un alarde de definición de su tendencia sexual.
En definitiva, el contenido de El Clik! permite viajar sin movernos de la silla. Podemos volver a una época a la que se llamó decadente, y que para aquellos que pudieron hacerlo, significó escapar de la angustia de las carencias, y se lanzaron a vivir con desmesura sin importar las consecuencias. Tamara de Lempicka hizo que sus retratos pudieran ser vistos de otra forma, porque los dotó de una elegancia que sabía cruzar los límites de la piel y de lo etéreo.


Reportaje publicado en la revista El Clik! #21



















Fotografías sobre reproducciones editoriales de obras de Lempicka

sábado, 28 de abril de 2018

EL PROGRAMA TEMPERO,DE ARAGÓN TV. RECOGE LA HISTORIA DEL PUENTE DEL PANTANO DE LA PEÑA

Álvaro Estallo, conductor del programa "Tempero" de Aragón TV, me invitó a participar en la grabación que están preparando sobre el puente que cruza el Pantano de la Peña. Como es natural, agradecí la invitación y el miércoles 25 de abril, quedamos en mi casa del pantano. Conozco la historia del puente y de la presa, construidas en 1913, y además me encuentro inmerso en un proyecto editorial con una novela sobre la efemérides.
La entrevista, muy cordial, que me realizó Álvaro, se emitirá en unos días. Una pincelada sobre el por qué este puente puede ser literario, y lo es si tenemos en cuenta la historia sumergida en su fondo. Tres puentes duermen el sueño de los tiempos en las oscuras aguas, no en vano la Gorgocha era un paso obligado en los tiempos en los que esta tierra prepirenaica fue frontera.
Mi vida en este plácido rincón tiene como telón de fondo el puente. Un puente que ahora ha resultado crucial para la comunicación entre norte y sur. Un puente que veo desde mi refugio, muchos metros más arriba, y desde el que oigo el fragor del agua que se precipita monte abajo.
Una mañana estupenda que estuvo a punto de frustrarse por culpa de un helicóptero instalando una linea de alta tensión, cuyo estruendo hubiera dejado por mentira la fama de lugar de recogimiento.










Álvaro Estallo, redactor de Tempero, Aragón TV

viernes, 27 de abril de 2018

CEREMONIA DE ENTREGA PREMIOS BÚHO 2018









Año tras año, la Asociación Aragonesa de Amigos del Libro hace entrega de los Premios Búho manteniendo el ideario fundacional, desde hace ya 27 años, que no es otro que la difusión del libro y la lectura. En esta XXVI Edición, el marco elegido fue el auditorio de CaixaForum Zaragoza, espectacular instalación con un aforo de 250 personas, que brinda nuevas posibilidades en el desarrollo del que es el acto cumbre de la Asociación. Habíamos programado con minuciosidad el guión y nada falló, a decir de los asistentes. Como las propias autoridades que nos acompañaban en la mesa, Nacho Escuín, Director General de Cultura, y Romana Erice, Jefa de Servicio de Patrimonio y Cultura del Ayuntamiento, dijeron, la ceremonia brilló a gran nivel y no tuvo nada que envidiar a las  de tipo institucional. 
Era nuestro deseo elevar el listón y el objetivo se cumplió con creces. Los premiados: Emilio Gastón, a título póstumo, Encarnación Ferré, Luis Felipe Alegre, Eduardo Viñuales, Editorial Prensas Universitarias y la Biblioteca de Estadilla (Huesca), fueron recogiendo sus premios; previamente se glosaron sus trayectorias por miembros de la Junta  Directiva de la AAAL
Especialmente emotivos fueron los dos audiovisuales rodados con reflexiones de Emilio Gastón en la intimidad, y el de su propia lectura de un poema, el primero, una primicia inédita realizada para la ocasión por Mari Carmen Gascón, esposa de Emilio.
Los rapsodas y actores, Loretta Garcia y Luis Trébol, interpretaron sendos poemas de Encarnación Ferré y Emilio Gastón, respectivamente, acompañados por la genial sensibilidad de la chelista Dolos Miravete.
El también premiado Luis Felipe Alegre, en su turno de agradecimientos, nos regaló una interpretación de las que acostumbra. Eduardo Viñuales, la Vicerrectora de Cultura, Yolanda Polo, junto con Pedro Rújula, y la alcaldesa de Estadilla, Carmen Sahún, acompañada de la bibliotecaria, Gisela Ardanuy, manifestaron su alegría al recibir el premio, uno de los más veteranos y valorados en el ámbito cultural aragonés.
Antes de las palabras de cierre de las autoridades, el Duo Recapte, Mario y Antonio, cantaron tres poemas en catalán de Aragón que dedicaron a todos los premiados. Con un auditorio lleno de asistentes, ya tomamos posiciones para premiar a nuevos candidatos el año que viene. 
Gracias especiales al fotógrafo Miguelón Sanz, y al realizador Juan Mateo, que captaron y grabaron los mejores momentos.

Muchas gracias a todos!!!


Carmen Saún, E.Mateo, Gisela Ardanuy, Luis Felipe Alegre, Nacho Escuín, Romana Erice, Yolanda Polo, Pedro Rújula, Eduardo Viñuales, Mari Carmen Gascón, Encarnación Ferré y José Ángel Monteagudo.


Apertura del acto por el presidente



Premio Búho a título póstumo: Emilio Gastón. Glosa de Eugenio Mateo
                                                                 
recoge el premio Mari Carmen Gascón

Gascón, Escuín y Mateo




Proyección del video Conversaciones divagantes sobre la vida poética

Luis Trébol interpreta un poema de Emilio Gastón



José Maria Serrano glosa a Encarnación Ferré






Encarnación Ferré



Loretta Garcia interpreta un fragmento del Poema de Invierno, de E. Ferré

Dolos Miravete

Fernando Gracia glosa a Luis Felipe Alegre


Luis Felipe Alegre


José Luis de Arce glosa a Eduardo Viñuales



Eduardo Viñuales


Ricardo Serna glosa a Prensas Universitarias


Serna, Pedro Rújula, director Prensas Universitarias, Yolanda Polo, Vicerrectora de Cultural Unizar y Nacho Escuín, Director Gral. Cultura del Gobierno de Aragón

Yolanda Polo,Vicerrectora de Cultura

Jesús Cancer glosa a la Biblioteca de Estadilla

Cancer, Gisela Ardanuy, bibliotecaria, Carmen Sahún, alcaldesa y Romana Erice




Luis Trébol y Loretta García

Cierra el acto la Jefa de Servicio de Patrimonio y Cultura del Ayto de Zaragoza, Romana Erice




Cierra el acto el Director Gral. de Cultura del Gobierno de Aragón, Ignacio Escuín

Actuación del Dúo Recapte




Fotos: Miguel Sanz