lunes, 15 de diciembre de 2014

PILAR CATALAN EXPONE EN BANK ART FAIR, SINGAPORE, CON OTROS ARTISTAS DE LA GALERIA JAVIER ROMAN


Pilar Catalán ha dejado el amenazador invierno junto al Ebro, para sentarse, cuando cae la tarde, frente a los atardeceres de plata de la costa de Almería. Estoy seguro que sus amigos la echan de menos, como lo estoy también  de que nuevas amistades recibirán la calma remansada de sus ojos allí donde la luz no se mide por horas, sino por colores.
Nos cuenta que  sigue en la brecha y para el extremo oriente se lleva su sapiencia como artista. La Galeria Javier Román de Málaga asiste a una de las más reputadas ferias del emergente mercado asiático, la  2nd BANK ART FAIR que este año se realiza en Singapore en la que es su quinta edición. La galería acude tradicionalmente a la principales ferias de arte internacionales:

FeriaLugarEdición
LineartGante (Bélgica)2002, 2004, 2006, 2008, 2010
Arte InnsbruckInnsbruck (Austria)2006, 2007, 2008, 2011, 2013
Affordable Art FairHamburgo (Alemania)2012
Affordable Art FairMilán (Italia)2013
Art HollandLa Haya (Holanda)2005, 2006
KunstartBolzano (Italia)2008, 2009, 2010, 2012
PuroarteLugo (España)2006, 2007, 2009
MarbartMarbella (España)2006, 2009, 2010, 2012, 2013
OPENART FeriaUtrecht (Holanda)2008, 2009, 2010
Salón de Arte ComprasParís (Francia)2008, 2009, 2010, 2012, 2013
ProponendoForte dei Marmi (Italia)2009, 2010, 2011
Artexpo MiamiMiami (Estados Unidos)2012

Entre otros reputados artistas españoles entre los que destacamos a otro amigo, el valenciano Vicente Heca, nuestra Pilar Catalán, una de las artistas más innovadoras del panorama creativo aragonés, se une al grupo para mostrar la pujanza del arte actual que se hace en España. Le deseamos mucho éxito, tanto en Singapore como en Almería.






Nos envía una preciosa foto de un atardecer almeriense. Le hemos contestado con un poema que resume quizá  emociones compartidas.

foto Pilar Catalán

                     Es atardecer de argentífero desplome
                  el que tiñe un mar donde su une 
                  la promesa de que todo no termina
                  con el sueño de lo que ocurrirá  mañana
                                                                
                                                                                                     E.Mateo
     

AGÜERO, SUS MALLOS Y LA BELLEZA ROMÁNICA DE LA ERMITA DE SANTIAGO, LA JOYA INACABADA


El pasado puente de la Constitución me acerqué, desde mi refugio de Aroa, a visitar a mis amigos José Luis y Carmen, que tienen ahora su residencia en Agüero aunque acuden a su casa a orillas del Pantano de la Peña con mucha frecuencia. La visita era obligada pues Carmen tuvo un accidente doméstico y se rompió el codo del brazo derecho, lo que hace que tenga las consiguientes molestias para desplazarse. Visitar Agüero una vez más es tener ocasión de dejar que mis ojos escalen los mallos que protegen el conjunto. Además, otros amigos como Juan, Fernando  o el matrimonio Patrice y Francoise, mis entrañables amigos de Bartosín, que viajan desde París de propio varias veces al año atendiendo la llamada desde su pasión por estos parajes, también tienen intereses anímicos con el precioso rincón en el que el reloj se ralentiza al compás de los aleteos elegantes de los buitres. Agüero es, por tanto, un lugar talismán. Una bella postal donde la vida bulle con otro ritmo.
Otro de mis objetivos aprovechando el paseo era fotografiar de nuevo la ermita de Santiago, una de las joyas románicas del Reyno de los Mallos, y de todos los templos de ese periodo en  Aragón.
Siendo puente, lo más fácil sería pensar que la persona que ejerce de guarda estuviera presente para permitir el acceso a la visita, como ocurre en los fines de semana del verano, pero lamentablemente no fue el caso y al no avisarle, pensó que no habría muchos visitantes y no abrió. Craso error, el día era esplendido y coincidí con mucha gente, que como yo, se acercaban a ver de cerca la impresionante ermita. Nos quedamos con las ganas y me tuve que contentar con tomar fotos del exterior. 
La ermita de Santiago de Agüero es un templo singular. Datado del XII, hay en su construcción e historia muchas incógnitas.Cuando se  le mira con atención surgen cuestiones que sorprenden. A la vista está que el lado del poniente no tiene la misma factura y elegancia de los ábsides del lado del naciente; parece, pues, que el templo fue terminado de manera precipitada y el muro es un conjunto de materiales reciclados para terminar de forma abrupta un proyecto que en su planta tenía unas dimensiones, envergadura y solemnidad, destinado a un edificio religioso del máximo porte en los tiempos del rey Ramiro II. Hay muchas teorías sobre el porqué de este final inesperado, todas posibles. Yo me inclino por la que señala que este templo era un magno y regio proyecto de monasterio en el que viviría, en los últimos años de su vida,  Ramiro II, padre de Petronila, casada a los tres años con el conde catalán Ramón Berenguer IV. Por eso, la construcción, en su primera fase, fue muy elaborada, con una evolución del Románico a los primeros pasos del Arte Cisterciense que la convertirían en la joya de la arquitectura religiosa del reino. Según esa teoría que defiende el estudioso más autorizado, A. Garcia Omedes, muerto Ramiro en 1157, su yerno, Berenguer, no quiso continuar con la construcción por el gasto que acarreaba y derivó a los canteros a sus propiedades condales de Poblet. Permitidme la maldad pero añadiré, que si fue así lo ocurrido, tenemos la primera prueba del seny de nuestros primos mediterráneos para con nuestra historia, corona catalano-aragonesa, catalano-barcelonesa, aragonesa-butifarrera, o lo que se quiera decir, que para eso están los instrumentos de la propaganda y la manipulación, todo por no decir simplemente REINO DE ARAGÓN. 
Añado solamente el detalle de la portada, atribuida al Maestro de Agüero, autor también del claustro de San Juan de la Peña. En un edificio como éste, una puerta tan pequeña no tiene sentido; si acaso de puerta accesoria al mediodía, quizá para comunicar con un claustro hipotético, pero secundaria. A pesar de que la puerta principal iría en el lado del poniente, tiene razón de ser pensar que esta hubiera sido mucho más grande y suntuosa. No quita mérito a la obra del maestro de Agüero pues la portada que podemos admirar hoy día es magnífica herencia de la historia. Es Santiago un lugar que ayuda a tantas hipótesis como seamos capaces de fabular, pero único. Otro día traeremos fotos del interior, en el que se guardan las claves de lo que pasó realmente, claves que se resisten a dejarse interpretar, pero ahí están, invitándonos a saber.


Mallos de Agüero


Conjunto urbano de Agüero


Murallón de un mallo




Portada XII  obra del taller del Maestro de Agüero

Abside central y lado norte

Abside central

friso historiado en el abside central
Capiteles del Maestro de Agüero

bailarina y arpista

Tímpano de la Epifania. 
combate a maza entre caballeros musulmanes y cristiano
Modillón. Dragón muerde la pierna de un hombre con maza

dos fieras devorando un carnero, lado este de la portada

tejaroz con ménsulas, contrafuertes y falso arco
Mensulas del tejaroz  Pareja de bailarinas
dragón   ménsula

Arpia   ménsula
lado del poniente terminado precipitadamente
Capiteles decorados con motivos geométricos
columnas contrafuertes
ventana aspillera

capitel en el muro de poniente sobre columna que hubiera sido interior


Agüero y los Mallos


fotos Eugenio Mateo

jueves, 11 de diciembre de 2014

VERNISSAGE CON CASTILLO MELER EN EL EDAN


Muchos amigos del artista y habituales del EDAN se dieron cita para acompañar a Antonio Castillo Meler en la inauguración de su exposición "Meler, obra gráfica". El artista, que no se prodiga mucho en el circuito galerístico de la ciudad, había generado expectativa entre sus compañeros de profesión así como entre los que han seguido su larga carrera.
Pudimos saludar a Jesús Gimenez, de Heraldo de Aragón, a Francoise y Pitu de Aki Zaragoza, a los miembros del Colectivo Artymagen con su presidente Jesús Perez a la cabeza, miembros de Amigos del Libro: José Luis de Arce, Fernando Gracia, Jose Mª Serrano, Angel Hernandez Mostajo, Rosa Luesma, el fotógrafo Miguel Sanz, artistas como Pilar Moré, Arrudi, Gregorio Millas, Francisca Abreu, Jesus Sanjuan, Jesús Guallar, Julia Y Fefi Reig, Isabel Falcón, Mariela Gª Vives, Mariano Viejo con Amparo, Merce Bravo, Salvador Dastis, Domingo Sanz Azcona, Alfonso Val Ortego, Manuel Sancho, Carmen Casas, Fernando Bayo, el director del Pollo Urbano, Dionisio Sanchez, Carlos Calvo, subdirector pollero, Maite, Manuel Perez Lizano, presidente de la AACA, CS Viñuales, Ricardo Lopez, del Librepensador, Antonio Rodes, gerente de Aspanoa, el arqueólogo J.Navarro Chueca, el director de Juglarias, José Mª Hernandez de la Torre,Luis Sanz, de la Fragua del Trovador, etc, etc. Gracias a todos por su asistencia
La Bodega Sierra de Guara, con la colaboración de Alfonso Mort, dispuso de uno de sus vinos, Evohé garnacha, para animar el encuentro.
El EDAN tiene preparada una sugestiva programación para el 2015, que se iniciará con el grafitero y artista visual CAYO, quien realizará una performance acompañado de otro grande del grafiti como Casper. Una apuesta por el arte emergente con un título de impacto: "Dolor. Nacer y morir para ser memoria"



Presentación de A.Castillo Meler

Palabras de Castillo Meler
Jesús Rojas, de Dr. Vacaciones



con Dionisio Sanchez, del Pollo Urbano
Con Francisca Abreu y Domingo Sanz Azcona


Con Manuel Perez Lizano, Gregorio Millas, Fernando Bayo y Jóse


fotos  Jesús Pérez Cuartero

"MELER, OBRA GRÁFICA" INAUGURACIÓN EN EL ESPACIO DE ARTE NAZCA






(Zaragoza, 9-I-1939) Pintor y grabador. En Madrid asiste como alumno al estudio del pintor J. Méndez Ruiz y estudia en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, año 1978. Tras vivir varios años en París, donde amplía su formación artística, asiste, en 1984, al taller dirigido por Antonio López en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.
Conocido en los medios como Meler, inicia su actividad pictórica en 1973, distinguiéndose por una obra realista cercana al hiperrealismo. Sus paisajes urbanos resaltan por una visión insólita, tanto por los amplios panoramas como por la acotación de un punto específico, de manera que ofrece unos ángulos inadvertidos en el marco de la vida cotidiana. La soledad, el tiempo detenido, impregna su obra. Sin olvidar unos magníficos bodegones, dicha soledad empapa sus interiores de viviendas, que registran, dentro de una espectante quietud, los matices más insospechados. En fechas recientes el mencionado realismo se sustituye por una técnica más suelta, de la que es prematuro sacar conclusiones.
El grabado lo comienza en 1990, justo en la Galería Brita Prinza de Madrid. La depurada técnica y el dominio del dibujo se ponen al servicio de unos grabados que tocan temas lejos de sus cuadros. Un juego de llaves, la mano que atrapa un taco de billar, o un sillón, por citar tres de los muchos ejemplos, se cubren de una atmósfera mágica, sorprendente, muy potenciada por la aparente sencillez del tema elegido.
Esta reseña de la Gran Enciclopedia Aragonesa resume la trayectoria de nuestro invitado. Antonio Castillo Meler presenta en el Espacio de Arte Nazca, EDAN, una muestra de algunos de sus grabados, en diversas técnicas como aguafuerte, aguatinta y gofrado, en los que demuestra un depurado oficio y especial sensibilidad en trasladar a la plancha motivos a la vez cotidianos y sugerentes, o ese paisaje que combina atrevimiento en sus formas abstractas y un cromatismo que le confiere una recreación naturalista, o esa silueta de la estación de Canfranc que surge de las sombras como una realidad fantasmagórica.
"Meler, obra gráfica", es el título de la exposición  que ayer 10 de diciembre, fue inaugurada. A la colección de grabados, Castillo Meler une varias pinturas sobre tela y tabla  que aportan una visión retrospectiva de su trabajo de distintas épocas y estilos. La reconocible cúpula del antiguo Banco Zaragozano o la perspectiva de Madrid desde la estación de Atocha, realizados dentro del realismo tan personal del autor. Una selección del propio artista que pone el contrapunto a la obra sobre papel, protagonista real de la muestra.
Antonio Castillo Meler atesora una larga trayectoria artística con exposiciones nacionales e internacionales, destacando una individual en Arco 83 con la Galería Novart de Madrid o la individual en la Galeria Maison Laffite de París, entre otras muchas. Desde comienzos de los 2000 regresa a Zaragoza en la que ha practicado la enseñanza del grabado y continúa con su carrera, que tomó protagonismo de nuevo con el proyecto de las pinturas de la cúpula de la Basílica del Pilar, que iba a realizar acompañando a su amigo y maestro Antonio Lopez.





                                                                                   

           
















Fotos  Eugenio Mateo