jueves, 3 de septiembre de 2015

IMÁGENES DE UNA FIESTA. INAUGURACIÓN DE "LA RAYA". DE MARIELA G VIVES

Que Mariela es un persona muy querida y respetada en los circuitos artísticos de la ciudad no es ajeno a nadie vinculado con ellos. En la inauguración de anoche, el acto derivó en fiesta, pues tal era el ambiente. Ya en la presentación a cargo del Comisario, Mariela nos contó las claves de esta muestra tan personal. Sus hijas y nietos la cubrieron materialmente de flores y la frescura de los niños fue la nota entrañable de un acto entre amigos. Muchas caras conocidas se dieron cita. Llenaron el EDAN y sus comentarios sobre las obras expuestas coincidían en la calidad que Mariela demuestra en su labor creativa.
Vimos a Arrudi y a su familia Sallentina, amigos como Javier Sanz Barberia y Arlene, Arantxa, una pamplonica en la diáspora zaragozana. Artistas: Mariano Viejo y Amparo, Josefina Paricio, Antonio Rojo y Carmen Casas de Seven Loft, grupo al que también pertenece Mariela; Julia y Fefi Reig, Pilar G Beired, Angel Laín, Juan L Borra, Oleg Shovkulenco, Domingo Sanz Azcona, Silvia Castell, Salvador Dastis, Merce Bravo, Pilar Catalán, Débora Quelle, Rafael Aranda,  F Aladrén, Damace, Paco L Francés, J. Guallar, Carmela, Edrix Cruzado, Manuel Estradera, Arturo Gomez, Amate, etc, etc. Personalidades de la cultura como Carmen Rábanos Faci, del Ateneo de Zaragoza, los escritores Mariano Ibeas, Fernando Morlanes, JL de Arce, Jose Mª Serrano, Angel H Mostajo, JM Hernandez de la Torre; fotográfos como Teo Félix, Miguel Sanz, J Bustamante, Emilio Gazo, Rafa, que cubrió el acto para la revista El Pollo Urbano, y miembros del Colectivo Artymagen con su presidente al frente, Jesús Perez. Los críticos de arte, Manuel Perez Lizano y Desirée Orús; amigos como Chantall Gil, Ramón, Jaime Macipe y las galeristas Pilar Ginés y Cristina Marín. En definitiva, una velada animada y jocosa en torno a una artista con muchos amigos. A los que faltaron, calle para correr.



JM Hernandez de la Torre, L Trébol, A Hernadez y Rosa Luesma

Con el pintor Oleg Shovkunencko


Fefi Reig, Carmen Rábanos y Mariela




Edrix Cruzado, C Rábanos, Aladren, Oleg, Miguelón, Ramón y P G.Beired

Palabras de Mariela


Los nietos de Mariela le llevan flores



"En la raya"   Morlanes e Ibeas


Jesús Perez, Carlos Manzano y Miguel Sanz

Salvador Dastis, Merce Bravo y Pilar G Beired

Arturo Gomez y Mariela. Presidente y vicepresidenta AAPGA



Con Fernando Morlanes

Teo Félix y José M Serrano


Fotos Teo Félix y Miguel Sanz

LA RAYA, DEMOSTRACIÓN DE TALENTO DE MARIELA Gª VIVES



     

Mariela G. Vives es una de las artistas aragonesas con más proyección en el ámbito regional y nacional. Poseedora de una gran técnica, es una creativa inquieta y versátil, capaz de incursiones en la pintura, esmaltes sobre hierro y performances, todo en una rabiosa vanguardia que la lleva a demostrar un interés activo por el tiempo que la rodea. Investigadora de un estilo propio en el que las texturas, muy cuidadas, aportan en sus obras elementos de observación introspectiva y refuerzan unos mensajes crípticos y a la vez reconocibles y accesibles.
En su exposición LA RAYA, que inauguramos ayer en el Espacio de Arte Nazca, Mariela presenta un concepto que va más allá del limite del cuadro para jugar con la linealidad. La raya como margen, limite, barrera, unión, camino, encuentro. En todas las obras el sentido geométrico de la línea cobra un claro envoltorio de paisaje y denuncia. Estoy seguro que la artista se encuentra cómoda en el paisaje, siempre distinto, pero evocador de sus inquietudes. Algunos de los cuadros de gran formato así lo revelan. Una espectacular interpretación de los sotos de nuestro Ebro demuestra una rotundidad cromática en la que los árboles, iconos de superviviencia, son paralelos estandartes de aviso a navegantes. Su inquietud por el medio ambiente también destaca en la obra que preside la exposición, mezcla de elegancia, sutileza e intención, en el que un colosal tronco náufrago de la riada descansa varado en un montaje collage en el que el río es una raya de espejo donde reflejarnos ante la catástrofe. Las texturas de resinas y barnices dotan a "Las bañistas" de una calma precisa, en una armonía en la que los propios cuerpos tendidos al sol son refugio de una sensibilidad muy especial. Hay tres obras que a simple vista toman la abstracción para transgredirla y conseguir que el espectador descubra los perfiles de árboles en una figuración onírica. No podían faltar los esmaltes, en los que es maestra con el soplete, para formar una geometría lúdica, o las cuatro creaciones que forman parte de un mural inacabado donde el nexo de unión es la línea de un horizonte reseco. También, un velado homenaje picassiano en una surreal mezcla de efectos y materias. 
La muestra de MARIELA nos presenta es un hito en su evolución personal, permanente e incansable. Nos encontramos con una artista poco condescendiente con el reposo en su trabajo. Una exposición altamente recomendable.
Podrá visitarse hasta el 27 de septiembre, en horario de 9.30 a 14 y 17.30 a 20.30
EDAN. Francisco de Vitoria 6, planta inferior Dr. Vacaciones.
                                                          


                                                                             

     













LA RAYA. MARIELA Gª VIVES.  02.09.15
EDAN
fotos Teo Félix

martes, 1 de septiembre de 2015

EL EMBALSE DE LA PEÑA Y LA GALLIGUERA


Las tierras que me acogen forman parte de un imaginario ideal. Las veo despuntar al alba y recostarse en el ocaso, en medio, un circulo solar que mantiene mi atención despierta, desde mi atalaya escondida sobre estas tierras de la Galliguera veo las nubes formarse y disolverse bajo los soplos del viento. Es el Embalse de la Peña un lugar que guarda todavía la calma entre las suaves montañas del Prepirineo. Sus pequeños caseríos: Santa María, Triste, La Peña, bullen contenidas en verano. El invierno trae la soledad y arropa mi refugio con horas de sosiego. Permite el lugar que lo recorran multitud de senderos y en los barrancos, las corrientes del Asabón, Bergosal, Ena o Escalete engrosan al caudal embalsado a costa de un Gállego generoso. Cerca queda Riglos y la sierra de Loarre, en ella las alturas, desde las que se ve el Pirineo, se enriscan hasta los 1500 m. Murillo y el rafting, Ayerbe, Salinas, San Juan de la Peña, Rasal, etc, todos con un motivo importante para ser visitados, abren la caja de las posibilidades para solitarios en busca de razones. Los humanos necesitamos un rincón en el que arrostrar cada día la supervivencia, encontrarlo es difícil, pero siempre queda el intimo rescoldo de un latido. Ver cambiar el color del monte es un premio poco valorado, sin embargo es el reloj auténtico que rige nuestras vidas. Ser mojado por la tormenta temerosos del rayo es un bautizo interminable, una inmersión de la piel reseca. Medir la luz ocre de los primeros rayos y la rojiza del atardecer permite ver un telón cambiante, con nueva representación a cada instante.
Los milanos negros saludan a los viandantes con vuelos rasantes.


Puente de La Peña
Embalse de La Peña
Rio Gállego
Aliviadero presa del embalse

Entorno de la presa

Presa
Santa María de La Peña
El Gállego retoma su bravura
Panorámica
El escarpe de La Chuata
Sierra de Loarre
Línea del Canfranc
Panorámica de Triste
Railway to heaven


El Plano se recorta en las agua
Aroa, el refugio
Chopo de ribera
Manzano silvestre
Moras
Reflejos
Carpa
Acacia africana
Triste

Fotos: E. Mateo
verano 2015